jueves, 27 de diciembre de 2012

Mi Decálogo para un 2013 Feliz


Mi Decálogo para un 2013 Feliz
 
 
 
Este será mi tercer Decálogo para un año feliz, toca el turno del 2013, un año que pinta cargado de esperanza, de ilusiones, de proyectos, de consolidación, de alegría y mucho amor. Lo sé desde ahora porque así quiero que sea y estaré en la batalla diaria logrando que así sea. 
 
Es increíble, al volver a leer los dos Decálogos anteriores, el 2011 y el 2012, darme cuenta de lo sencillo que es escribirlos y lo complejo que es llevarlos a cabo. Sin embargo debo confesar que el simple hecho de poner estas ideas en papel me ha llevado, casi sin quererlo, a ser un poco mejor persona de lo que era hace uno o dos años. Es como si al escribirlos quedaran grabados en mi subconsciente y solitos, como por arte de magia, fueran volviéndose parte de mi diario actuar. 
 
Haciendo un breve y rápido recuento:
 
En el Decálogo para un 2011 feliz hablé de un año: 1.- Comprometido y entregado a nuestros sueños; 2.- De reconocimiento a los demás; 3.- Solidario, 4.- Colaborativo, 5.- Escuchando, 6.- Fincando y Logrando, 7.- Haciendo cada día una llamada, 8.- Provocando alegría, 9.- Pensando en servir a los demás y 10.- Satisfactorio. 
 
En el Decálogo para un 2012 feliz anoté un año: 1.- Tolerante, paciente y pacífico; 2.- En Silencio; 3.- Pensando y Actuando positivo; 4.- en Acción; 5.- en el Arte; 6.- Lleno de Sonrisas; 7.- Sumergidos en el Conocimiento; 8.- Ayudando a los demás; 9.- con Compromiso Cívico y 10.- Sin Televisión.
 
Este año, el 2013, quiero enfocarlo a un tema que llamaré “Felicidad Productiva”, haciendo que las cosas que quiero que sucedan, sucedan de una manera productiva, alegre, constructiva, eficiente, propositiva y feliz. 
 
Venga pues Mi Decálogo para un 2013 Feliz:
 
1.- Vamos por un 2013 de Contactos y Relaciones Alegres. Somos todos poseedores de capacidades increíbles y de dones llenos de magia. Tenemos, cada uno de nosotros, experiencias, conocimientos, habilidades y facultades maravillosas sin embargo, si estamos aislados en nuestro mundo, todas estas características que nos hacen únicos, irrepetibles de nada sirven. Compartir nuestros conocimientos, regalar tiempo e intercambiar experiencias con los demás es lo que hará de nuestra vida una vida más sabrosa por vivir. 
 
2.- Vamos por un 2013 lleno de Abrazos. Regalarnos la oportunidad de abrazar y ser abrazados, más allá del puro contacto físico y del contenido sexual, despierta en nosotros capacidades solidarias, aumenta nuestra sensibilidad y nuestros sentidos. Nos lleva en un proceso de percepción y aceptación espectacular. Abrazar debería ser una actividad cotidiana este año para fortalecer nuestra seguridad, confianza, protección, autoestima y, sobre todo, nuestra capacidad como seres humanos.
 
3.-  Vamos por un 2013 de Recomendaciones. Aquellos que nos rodean, lo sabemos claramente, nos sorprenden día a día con actividades, habilidades y capacidades que son dignas de compartirse con el mundo. Dediquemos un poco de nuestro diario andar, de nuestra atención a recomendar y enlazar a aquellos que tienen una necesidad por cubrir con aquellos que sabemos tendrán la forma de satisfacerla. Hagamos esto de manera desinteresada, de una forma sincera y con la seguridad de que estaremos haciendo algo por que este mundo sea un mejor lugar para vivir.
 
4.- Vamos por un 2013 Chistificado. Mucho hemos escuchado que la vida es demasiado corta para vivirla mal encarados y si, es cierto, pero aunque nos queda muy claro poco hacemos en consecuencia. Tratemos, durante este año ver la vida de una forma más positiva, tratemos de encontrar un sentido constructivo a todo lo que nos suceda y sobre todo intentemos tener siempre una cara alegre en cualquier momento y lugar. “Chistificar” no es el arte de contar chistes a diestra y siniestra, “Chistificar” es, simplemente, hacer que este periodo de tiempo que llamamos vida sea lo más alegre posible. 
 
5.- Vamos por un 2013 Agregando Valor. Llegar a un lugar y dejarlo tal y como lo encontramos simplemente puede poner en evidencia que nunca estuvimos ahí. Pasa lo mismo con las personas con las que nos encontramos en el camino, si estas personas, al seguir su camino continúan igual como estaban antes de encontrarse con nosotros es como si nunca nos hubiéramos encontrado en la vida. Procuremos dejar los lugares que visitamos y las personas con las que nos encontramos mejor que cuando llegamos, regalemos un poco de nosotros y dejémoslo ahí, agregando valor.
 
6.- Vamos por un 2013 en Silencio. Si, cierto, este punto es repetido del año pasado. Quise repetirlo porque fue uno de los que más aprendí el año pasado y de los que quiero reforzar en este año que comienza.
 
Guardar silencio, escucharme, escuchar a los demás, aprender de los demás, admirar el silencio, el grandioso silencio que nos enseña siempre mucho más que cualquier sonido es algo que quiero seguir disfrutando día con día.
 
7.- Vamos por un 2013 Comprometidos en el Servicio. Hacer, cada día, lo que tenemos que hacer es importante, nos deja tranquilos y ciertamente nos lleva en el camino de manera correcta. Hacer, cada día, un poco más de lo que tenemos que hacer nos lleva en el camino del éxito. Pero hacer, cada día, un poco más a favor de los demás nos lleva en el camino de la grandeza humana. 
 
8.- Vamos por un 2013 De Emprendimiento. Dejemos de quejarnos de la falta de recursos, de las locuras de nuestro jefe, de lo mal que las empresas nos tratan o quizá de la falta de trabajo. Inventemos y pongamos en marcha una fuente de recursos. Al final todas las empresas iniciaron con un pensamiento que se puso en acción. Hagamos de nuestra vida una vida productiva para nosotros. Emprender yo no lo veo como el hecho de “hacer Empresa” sino, simplemente como el hecho de hacer. Hagamos pues.
 
9.- Vamos por un 2013 De “cajones” limpios. Atrévete a vaciar tus cajones, los de ropa, los de jugetes, los de libros, los de personas, los de tu vida.
 
Viajar ligero es la mejor manera de viajar en estos días. Dejemos de cargar tanto aquellos pantalones que ya son 4 tallas más grandes de lo que necesitamos y también a aquellas personalidades que ya no deben estar en nuestra mente. Piensa que al limpiar los cajones abres espacio a nuevas oportunidades.
 
10.- Vamos por un 2013 De nuevos sabores. La sola idea de probar nuevos platillos, exóticos, raros, de esos que a veces nombramos “incomibles” resulta un tanto estrujante. ¿Qué tal si este 2013 nos regalamos la oportunidad de probar un nuevo sabor cada mes? Doce aventuras gastronómicas en un año. ¡Qué maravilla!
 
Me quedo pensando en las 365 oportunidades, una por día, que el 2013 me va a regalar para hacer una cosa mejor cada día, para hacer una cosa por alguien más cada día… 
 
Verás que la felicidad se expande, la sonrisa se vuelve pandémica y la vida se hace mejor.

Un abrazo
Gerardo González Guzmán