jueves, 7 de enero de 2010

SE ACABARON LAS FIESTAS...



Ayer, 6 de enero, marcó el final de las fiestas decembrinas, del nombrado “maratón Guadalupe-Reyes” que inició el 12 de diciembre y continuó con las posadas, brindis de oficina, de asociaciones, con amigos, la cena de Noche Buena, el recalentado navideño, más brindis, ahora por Año Nuevo, la cena de fin de año y el recalentado de Año Nuevo, cerrando la bacanal con la tradicional Rosca de Reyes (algunos extremistas me dirán que faltan los tamales del día de la Candelaria) en fin, la temporada “festejoza” ha terminado.

De pronto nuestra agenda social se vio saturada de invitaciones o invitados, según sea el caso, en algunos días tuvimos que decidir asistir a uno u otro evento o de plano, aquellos de estómago más aguantador, duplicar o triplicar las comidas o cenas sociales por día. Nuestros correos electrónicos se llenaron de felicitaciones y grandes deseos de amigos, familiares, socios de negocio y proveedores.

Nuestros brazos se vieron felizmente inundados de gente “abrazable”, todos también nos convertimos en gente “abrazable” y repartíamos abrazos a diestra y siniestra sin reflexionar, en muchos casos, sobre el origen o destino del abrazo. Simplemente el abrazo, los buenos deseos, las caras felices y sonrientes se convirtieron en un denominador común en esos días, generando un ambiente que fluía sin mayor complicación.

Y de pronto, el 7 de enero, nos golpea y nos regresa a la realidad, los malencarados vuelven a serlo, los improductivos regresan a su letargo, los niños regresan a la escuela, los caminos se llenan de conductores desesperados por llegar a tiempo, los vendedores y cobradores vuelven “al ataque” y el estrés se quita la pausa y embiste sin piedad.

¡Hagamos un cambio!, hagamos las cosas de manera diferente, ¿por qué no festejar el maratón Reyes-Guadalupe?, ¿por qué no darnos la oportunidad de abrazar y ser abrazados todos los días del año?, ¿por qué no saturar nuestra agenda de “asuntos” sociales todos los días del año?, ¿por qué no hacer sentir a todos que son especiales todos los días del año?, ¿por qué no tener una sonrisa pegada al rostro todos los días del año y procurar descubrir una sonrisa en el mundo cada día.

Regálate y regala la oportunidad de hacer cada día una sonrisa, busca por todos los medios que el ambiente navideño que todos disfrutamos tanto no se apague nunca.

No me malinterpretes, no te invito a que continúes en la fiesta, las grandes comilonas o los excesos de alcohol, te invito a disfrutar del contacto con los seres humanos, a reír a carcajadas, a hacer reír, a disfrutar cada detalle que la vida nos regala cada mañana, cada tarde, cada noche.

Aquí 5 cosas que pueden cambiar y hacerte cambiar el color del día:

1.- Sonríe. "No hay ninguna cosa seria que no pueda decirse con una sonrisa" Alejandro Casona. Cuando adquieras el hábito de la sonrisa te darás cuenta del poder que has adquirido, serás un transformador de vidas.

2.- Dile a alguien, cada día, lo importante que es para ti. No hace falta un discurso de dos horas, no hace falta una declaración de amor, con un simple “que gusto me da verte”, “que bueno que llegaste”, “que bien te ves” puedes transformar la vida de una persona. Inténtalo y date cuenta del resultado.

3.- Agradece. “El agradecimiento es la memoria del corazón” J.B. Massieu. Nadie está obligado a hacer nada por ti, agradece esos detalles que los demás llevan a cabo para enriquecer tu día.

4.- Ayuda / Colabora. Participa, alza la mano, comprométete y crece. Como dice Efrain Mendicuti en su Blog  “...nada de lo que queramos hacer se puede lograr sin colaborar con los demás. Poner mi granito de arena en las vidas de otros, aportar a sus proyectos y ayudar. Y rodearme también de gente talentosa, dedicada y bien intencionada que de la misma manera quiera colaborar con los demás...”

5.- Escucha. No existe nada más gratificante en la vida que sentirte escuchado. Escucha a los demás, date la oportunidad de aprender y regala a los demás el poder de tu atención.

Verás que la felicidad se expande, la sonrisa se vuelve pandémica y la vida se hace mejor.

Un abrazo

Gerardo González Guzmán

2 comentarios:

LILO dijo...

que padre blog..! es la primera vez que lo visito y me ha encantadoo! felicidades..! vuelvo pronto!
saludos..! =)

Gerardo González dijo...

Muchas gracias por tu tiempo Lilo, bienvenida.
Saludos