miércoles, 20 de enero de 2010

CRÓNICA DE UN CALCETIN DESCOCADO



Hola Gerry, espero que estés bien K, mira te escribo hasta ahora, por que ya estoy más relajado en mi vida errante, a pasado mucho tiempo de mi partida y quizá te hayas preocupado por mi, por lo que de antemano te ofrezco una disculpa.

Quiero, con esta carta, decirte como y por que me fui de tu lado, que estoy haciendo ahora, ya me dirás que te parece.

Me fui por que estaba harto de ti, tu crees que es fácil vivir cargando a alguien con tu peso, no manches, cárgate tu K y ya me dirás... luego esas uñotas mal cortadas que solo me arañaban.... noooo, se cortan y para acabarla de fregar tus ojotes de pescado y pie de atleta... mugrosos aromas... no fue nada agradable maestro... por eso me aleje y seguro tu has de haber pensado que fui secuestrado por el duende de la lavadora... ese compa ni existe...

Eso del duende de la lavadora lo inventó hace muchos años el Sindicato Único de Calcetines Oprimidos el SUCO, como una excusa para podernos fugar tranquilamente cuando somos mal tratados... ya deberían dejar su cuentito chino del duende y darse cuenta que nos tratan de la fregada...

Fíjate nada más como nos tratan, además de lo que ya te dije, en las noches me aventabas a un bote lleno de ropas sucias, que te crees, hasta en la ropa hay razas, mira que mandarme junto con los calzones... no friegues... eso indigna a cualquiera y el tema de la lavada, gracias sin duda... pero en una lavadora... nooooo haber, báñate dando vueltas como idiota de un lado al otro mientras unas aspas te pegan en todo el cuerpo con el pretexto de limpiarte... por lo menos pónganle a la lavadora unas esponjitas para que no nos duela tanto, y de ahí, por si fuera poco o nos mandan a la secadora... una verdadera tortura de la inquisición o nos cuelgan de una cuerda con un mugroso gancho que bueno... te reto a que te pongas un gancho en los.... cachetes a ver si tan valiente. Y al rayo del sol... bueno, el colmo... para guardarnos en un cajón oscuro nos hacen bolita junto con la dizque pareja... no manches...

Haz conciencia que si no te quedarás sin calcetines.... y seguro tendrás que pintarte las patotas para disimular...

Bueno, basta de reclamos...

Mi fuga fue muy sencilla, como solo te acordabas de mi cuando me ibas a usar, me diste casi tres semanas para largarme antes de que te dieras cuenta.

La última vez que me metiste a la lavadora, yo ya tenía todo planeado, platique mucho tiempo con mis amigos y representantes del SUCO y lo armamos todo para que le reventaras la culpa al duende famoso...

Me fui por el desagüe y me salí en la primera coladera que encontré donde ya me esperaba un gran amigo y su banda... los tines ¿los conoces? Son chiquitos y atléticos y me llevaron a un refugio del SUCO...

Me alimentaron, me quitaron la pelusa acumulada, zurcieron mis heridas y me lavaron a mano, con cariño fraterno... estuve casi un mes con ellos en lo que me recuperaba de toda una vida de encierro y humillaciones...

Después de muchos cursos de motivación y asesoría psicológica con el profesor Calcetita Cornejo, decidí emprender mi propio camino y forjar mi propio destino, independiente, emprendedor, lleno de vida, como un Calcetín Excelente que siempre he sido, un Calcetín que será el más grande de todos en el mundo dispuesto a reír, a crecer y a ser de mi un Calcetín Ejemplar... un Calcetín Triunfador...

Emprendí camino con rumbo a la grandeza, sin tener claro el destino geográfico, buscando fortuna y amor, sufrí penurias, fríos, lluvias pero siempre enfocado a llegar lejos... nunca me imagine que tan lejos estaba el lejos al que yo quería llegar...

En la calle un indigente quiso abusar de mi y violarme con su pie cochinote... salí disparado, un barrendero, sin darse cuenta me metió en su bote de basura, no podía salir y fui a dar hasta el camión de la basura... me comprimieron con todo ese mugrero, afortunadamente soy de buena tela y aguante ese asunto, pero en ese momento hasta pensé en regresar contigo... me botaron en el tiradero, que cosa!!!.. pero me había hecho amigo de un cuaderno a medio escribir que fue rescatado por los pepenadores y me fui con el.

Este pepenador nos llevó en camión y en cajas de huevo a sus vacaciones, rumbo a Oaxaca decía... pero a medio camino empezamos a sentir, mi amigo cuaderno y yo, que todo daba vueltas, sonaba horrible, como a hierros retorcidos y vidrios que explotaban, la caja se rompió, se escuchaban gritos por todos lados, gritos desgarradores... el camión se salió de la carretera y fuimos a dar al fondo de una barranca... en el cauce de un río... yo me fui, vamos un calcetín, por más heróico que quiera ser no puede hacer nada para ayudar a salvar vidas humanas... me subí en mi cuate cuaderno quien si podía flotar en el río y nos dejamos llevar por la corriente, el de a poco se fue desgastando, entenderás que el papel se moja y se va cayendo verdad?... pero el se sacrificó por mi, claro que sigue vivo, solo bajó unas cuantas hojas de peso... moraleja, nadar te haría bien para bajar esa panzota....

Llegamos, gracias al cauce del río a una playa muy bonita y decidimos quedarnos ahí a descansar y tomar el sol un rato, para recuperar fuerzas y tomar decisiones sobre nuestras vidas. Hoy se que esa playa es Zipolite en Oaxaca.

Del cuaderno no supe más... es una pena, gracias amigo por traerme al paraíso...

Yo vagando por ahí, cansado de tanto navegar, buscaba comida urgentemente, traía algunas heridas ligeras y un hoyo a la altura del dedo gordo que parecía me iba a vaciar... cojeaba, casi muero... pero encontré el amor, vi ahí, a lo lejos, a la calcetita más bella que he visto en mi vida... radiante, blanca reluciente, recién bañadita y con un moñito rojo a la altura del tobillo... uffff ... fue amor a primer calcetazo...

Curó mis heridas, zurció mi hoyo del dedo gordo, alimento mi cuerpo y mi alma... para no hacerte el cuento largo nos enamoramos... se llama Wendolin... es la calcetita de la Madama de un tugurio de mala muerte llamado el Tilingo Lingo.

Wendolin es actriz, forma parte de la compañía de las colegialas... no sabes cuanto le piden que se baje del escenario a saludar al público, yo nada más escucho “mucha ropa, mucha ropa” y me siento tan orgulloso cuando mi Wendolin vuela por los aires para ser apreciada... además ya tengo trabajo... o me pongo con el Pepé en la cadena, o me voy con el Guicho, el de seguridad de saca borrachos... pero lo que más me gusta es estar con Juan... el cuida a las muchachas y es cuando puedo asomarme a los camerinos y ver a las medias, las calcetas, las tobimedias... es un paraíso. Mi Wendolin no se enoja mucho, por que sabe que ella es la mera mera de mis hilitos...

Los tiempos libres la pasó muy bien con mi Wendolin, nos hacemos bolita juntos y pasamos horas y horas en el placer absoluto... pero eso si a la hora de la fiesta somos incansables... acá en Zipolite la fiesta siempre dura varios días... ya te contaré alguna de ellas...

Ya me voy, mi Wendolin me llama para hacernos bolita un rato... ufff si supieras lo que hacemos... me despido, quédate tranquilo, estoy bien y estaré escribiendo frecuentemente desde diferentes lugares del país, parece que ya andaremos de gira artística... por lo pronto en la siguiente te cuento de las parrandotas que agarramos aquí en Zipo...

Saludos a todos y ya piensa en nosotros los calcetines...

Gerardo González Guzmán

4 comentarios:

Maky dijo...

Me encanto, esta buenisimo, felicidades por la crónica

Gerardo González dijo...

Gracias Maky, por leerlo y por recordarme de que existía.
Saludos

Gertudis Duché dijo...

wuajajajajaja me encanto, creo que me hizo tomar conciencia ... habrán muchos beneficiados!

Gerardo González dijo...

Muchas gracias Gertudis, a veces las personas, sin darnos cuenta, restamos importancia a cosas tan importantes como los calcetines jajaja Saludos