sábado, 29 de enero de 2011

Carta de amor


Puedo hablarte con razones y montones de motivos, historias atestadas de “porqués”, demagogia populachera que convence masas, retóricas pletóricas de hartos pleonasmos envolventes, juegos de palabras y palabras juguetonas que cosquilleen en tus ideas, pero no podría hacerte sentir lo que me encantaría hacerte saber.

Puedo cantarte versos entonados y algunos más desentonados que atinados, con notas de calor y con color que intenten iluminarte el camino, fonías y afonías, estrofas famosas y otras por serlo, en cuerdas sinfónicas y alegóricas, en presto y pronto para estar contigo alegro y andante, para hacer de tus días la mejor armonía.

Puedo llevarte en globo al cielo, tocar las nubes y descubrir que no son algodones de azúcar, pero si una ilusión por seguir subiendo; no puedo llevarte en cohete a la luna por que no soy astronauta y temo descubrir que no es de queso; a fin de cuentas en el parque podremos compartir un rico algodón que refrende nuestra ilusión y un eterno fondue a la luz de la luna.

Puedo imaginar tantas cosas contigo, castillos, principados, dragones, hadas, rosas y carcajadas, puedo querer tantas cosas a tu lado, puedo insistir un par de vidas en nuestra vida y de nada me sirve, solo puedo pedirte una cosa; sueña, solo eso, ojalá cuando despiertes, podamos despertar juntos los dos.

Verás que la felicidad se expande, la sonrisa se vuelve pandémica y la vida se hace mejor.

Un abrazo
Gerardo González Guzmán

3 comentarios:

Isela dijo...

Cuando dices "despertar", pensé en ese momento en el que descubres a la otra persona, en la que esa tela del enamoramiento pasa y la ves como realmente es. Después de todas las cosas que se hacen en pareja, de lo que se dicen, al final, estan juntos por lo que son. Me encantó, me encantó

Gerardo González dijo...

Gracias Isela, tienes razón, pero ahora al decir "despertar" me refiero al compromiso del "para siempre" del que siempre has estado conciente pero que solo ahora, entre sueños te vas convenciendo. Abrazo

Lu Cis dijo...

Entrada llena de amor y de amor. Amor para dar y amor para recibir, medicina necesaria para esta vida caótica, llena de lujos innecesarios y de desamores deprimentes.